Establecer tu puntuación crediticia siendo estudiante

college_student_credit

La transición de la infancia a la edad adulta viene con ciertos retos pero también aporta un gran crecimiento. Son muchas las cosas que uno debe aprender cuando deja el nido familiar para ir a la universidad, incluyendo establecer tu historial crediticio. Sigue estos consejos para construir tu crédito como estudiante universitario:

1. Conviértete en usuario autorizado

Una de las formas más sencillas de empezar a construir tu crédito como estudiante es convirtiéndote en un usuario autorizado en la cuenta de otra persona. El titular de la tarjeta –tus padres, abuelos o tutores– puede añadir tu nombre a su tarjeta de crédito y así ayudarte a crear tu historial crediticio.

Ten en cuenta que la actividad del titular y su historial tendrán un impacto directo en tu puntuación. Los buenos hábitos y, también, los malos (como olvidar hacer un pago o tener muchos gastos) se verán reflejados en tu informe, así que asegúrate de que el titular sea alguien de confianza antes de empezar a construir tu crédito.

2. Obtén una tarjeta de crédito

Abrir tu primera línea de crédito bajo tu nombre es, sin duda, la mejor forma de empezar a crear tu historial crediticio si eres estudiante. Podría resultar algo difícil que un banco te dé crédito, pero algunas instituciones ofrecen tarjetas protegidas para clientes nuevos.

Las tarjetas protegidas no tienen límites muy elevados y debes pagar un depósito inicial, el cual se convierte en tu línea de crédito, pero este tipo de tarjetas te servirán para aprender a gestionar tu dinero conforme vas construyendo tu crédito.

3. Solicita un préstamo crediticio

Algunos bancos y cooperativas de crédito permiten que personas sin crédito o individuos cuya puntuación no es muy alta soliciten préstamos para empezar a construir su historial.

Si optas por esta ruta, debes saber que el prestamista no te dará acceso a la cantidad de dinero que has solicitado hasta que hagas todos los pagos. Los fondos permanecen en una cuenta de ahorros hasta que saldes tu deuda.

Se trata de una buena alternativa para aquellos que temen usar sus tarjetas de crédito de forma irresponsable y no quieren pagar intereses elevados.

Lleva a cabo una pequeña investigación previa para saber qué programa te ofrece las mejores opciones.

4. Paga el alquiler de tu casa

Aunque es cierto que pagar el alquiler de tu casa no suele tener un impacto directo en tu historial crediticio, existen compañías que ofrecen servicios donde esta actividad se verá reflejada en las agencias de crédito. Tendrás que pagar una tarifa por usar estos servicios, pero a cambio, podrás empezar a crear tu historial crediticio.

Esta podría ser una buena opción si vives fuera del campus y eres una persona responsable que paga el alquiler a tiempo todos los meses.

5. Establece buenos hábitos

Obtener una buena puntuación de crédito no debería tomarse como una esfuerzo de una sola ocasión, sino como un compromiso para gestionar responsablemente tu dinero el resto de tu vida. Las buenas puntuaciones hacen que los prestamistas te vean como una persona confiable y, por ello, es importante que establezcas buenos hábitos desde temprana edad.

Recuerda mantener tus gastos por debajo de un cinco por ciento del límite que te ofrecen, y paga tus tarjetas a tiempo todos los meses. Un pago tardío podría afectar tu puntuación de forma importante. Así que, si es necesario, crea autopagos o activa un recordatorio en tu teléfono celular.

No abras muchas cuentas al mismo tiempo. Aunque podría resultar tentador tener muchas líneas abiertas al mismo tiempo, los prestamistas no lo verán con buenos ojos, sobre todo si acabas de empezar a crear tu historial crediticio. Abre una o dos cuentas y sigue las prácticas recomendadas.

Entre más rápido empieces a construir tu crédito, mejor. Simplemente lleva a cabo compras conscientes para evitar gastar más de lo que tienes y así no terminar endeudado.

Los artículos del Centro de conocimiento tienen el único propósito de informar y no proporcionan asesoramiento legal. Debes contactar a un abogado para obtener asesoramiento legal para cualquier problema jurídico. El uso de este sitio web o de cualquier enlace que aparece en la página web no crea representaciones ni garantías de ningún tipo, ni expresas ni implícitas, sobre la exhaustividad, exactitud, fiabilidad, adecuación o disponibilidad del sitio web o la información, productos, servicios o gráficos que figuran en el sitio web. Confiar en esta información, será por lo tanto, estrictamente bajo tu propio riesgo.