Reparar arañazos del coche: ¿Lo cubre el seguro?

Car Scratch - Insurance Cost

Es una situación que llegar a ser común: estacionas tu auto para ir a hacer tus compras en el supermercado y cuando regresas lo encuentras completamente rayado, ya sea en la parte lateral o en la parte trasera. Te enojas de inmediato y mil preguntas pasan por tu mente. ¿Quién ha sido? ¿Por qué no dejaron una nota? Y, sobre todo… ¿podré reparar mi coche con mi seguro de auto? La respuesta es: "depende de la situación y de tu cobertura".

Siempre es frustrante encontrarse con un vehículo con rayones que parecen arañazos, especialmente si es nuevo; pero antes de que cunda el pánico, analiza cómo han pasado las cosas. ¿Tu auto está rayado por causas naturales, por ejemplo un vendaval hizo volar basura, polvo, ramas u otros pequeños proyectiles? O bien, ¿estás seguro de que ha sido una persona u otro vehículo?

Los seguros de auto cubren las reparaciones de arañazos bajo las siguientes circunstancias:

Cobertura completa

Para que tu compañía de seguros considere la posibilidad de reparar los rayones de tu auto, deberás tener cobertura completa y se tendrá que dar alguna circunstancia como las siguientes:

  • Tu auto ha sido víctima de un acto de vandalismo.
  • La rama de un árbol cayó sobre tu vehículo a consecuencia de un vendaval o del mal tiempo.
  • Un carrito del supermercado chocó contra tu vehículo a causa del viento.

En los casos descritos arriba, lo más probable es que tengas que pagar el deducible de tu cobertura; y deberás completar el pago en su totalidad antes de que tu seguro cubra los costos de la reparación y decida proceder a arreglar los rayones del coche.

Cuando tu auto se raya por una colisión

Otro de los casos que se puede presentar es que tengas protección contra colisión. Si es así, tu compañía de seguros podría hacerse cargo de la reparación, previo pago del deducible, si se presentan las circunstancias siguientes: ​​​​​​​

  • Al abrir una puerta en un estacionamiento golpean tu auto y lo rayan.
  • Un auto en movimiento raya la parte lateral de tu vehículo.
  • El auto sufre los rayones en el lavado de autos. ​​​​​​​
  • Las ramas de un árbol rayan tu automóvil mientras manejas.

En caso de que haya habido una colisión mayor, además de pagar el deducible por adelantado, deberás comprobar que no has sido el culpable. Si fueras el culpable, tu compañía de seguros deberá cubrir las reparaciones de ambos autos.

Estas son algunas de las circunstancias que tu compañía de seguros podría cubrir. Pero, ¿y qué sucede si no sabes quién ha sido el autor de los rayones de tu coche ni sabes cómo han podido suceder? Imagina que sales de un inmueble y cuando llegas a tu coche te das cuenta de que ya está rayado. En este caso, la solución dependerá de la gravedad del arañazo, de tu cobertura y de muchos otros factores.

De cualquier forma, debes tener en cuenta que siempre deberás pagar el deducible. Por ello, antes de proceder, hazte la siguiente pregunta: ¿son muy grandes los rayones? El costo de arreglarlo por mi cuenta ¿será menor al monto del deducible?

Es importante que, antes de proceder, primero valores la gravedad de la situación. Si la compañía de seguros considera que las reparaciones no son tan grandes y decides seguir con tu cobertura y pagar el deducible, es posible que aumente la prima de tu póliza.

Cómo hacer la reparación tú mismo 

En el caso de que los daños no sean muy graves, puedes arreglar los rayones mismo. Para ello existen muchos productos en el mercado. Basta con tener un poco de paciencia y un otro tanto de pericia para que tu vehículo recupere su aspecto original.

Antes de comenzar con la reparación, debes tener en cuenta dos cosas:

  • El tipo de rayón que tiene tu automóvil.
  • Las herramientas que vas a necesitar.

Tipo de rayón

Existen tres principales: micro, leve y graves. ¿Qué tipo de rayón tiene tu vehículo? Los micro rayones son casi imperceptibles y generalmente se deben al polvo y a la falta de lavado del coche. Los rayones leves solo afectan a la capa transparente, generalmente no son tan profundos como para afectar el acero del coche. Por último, los rayones graves son aquellos en donde llegas a ver el acero y su color real.

Herramientas necesarias ​​​​​​​

  • Lija: para limpiar y allanar la superficie dañada.
  • Pulidora: para alisar el rayón y conseguir tersura y lustre.
  • Restaurador: para reparar los rayones. 
  • Cera: para completar el proceso de reparación. 

Asegúrate de lavar y secar tu vehículo antes de comenzar a reparar los daños. Una vez seco, identifica los lugares donde están rayones y lija el área para allanar toda la superficie. Recuerda que deberás volver a limpiar esa zona para eliminar todo el polvo que hayas creado al lijar.

El siguiente paso consiste el pulir los rayones para que, posteriormente puedas aplicar el restaurador . No olvides lavar el área una vez más antes de aplicar el producto.

El último paso para reparar los rayones consiste en añadir la cera. Deberás hacerlo con cuidado y siguiendo movimientos circulares, tal y como el maestro Miyagi le enseñó a su discípulo en Karate Kid.

Ya solo te queda volver a lavar el auto una vez más para disfrutar un vehículo restaurado.

Recuerda que para poder conducir en los Estados Unidos deberás tener seguro de auto. Nosotros podemos ayudarte a conseguir el mejor seguro que se ajuste a tus necesidades. Habla hoy con uno de nuestros agentes llamando al 1-800-INFINITY o visita nuestra página web para obtener una cotización.

Los artículos del Centro de conocimiento tienen el único propósito de informar y no proporcionan asesoramiento legal. Debes contactar a un abogado para obtener asesoramiento legal para cualquier problema jurídico. El uso de este sitio web o de cualquier enlace que aparece en la página web no crea representaciones ni garantías de ningún tipo, ni expresas ni implícitas, sobre la exhaustividad, exactitud, fiabilidad, adecuación o disponibilidad del sitio web o la información, productos, servicios o gráficos que figuran en el sitio web. Confiar en esta información, será por lo tanto, estrictamente bajo tu propio riesgo.